sábado. 23.09.2023

El ministro de Asuntos Exteriores, Cooperación Africana y Marroquíes Residentes en el Extranjero, Nasser Bourita, subrayó, el martes en Rabat, el dinamismo que experimenta el dosier del Sáhara marroquí.  

Bourita, quien se expresaba en una rueda de prensa tras sus conversaciones con el viceministro federal austriaco de Asuntos Europeos e Internacionales, Peter Launsky, recordó, en este contexto, las posiciones positivas expresadas especialmente por España, Alemania, Países Bajos, Bélgica, Luxemburgo, Hungría, Eslovaquia y Chipre, en particular, a favor del plan de autonomía marroquí, como base para una solución seria y creíble, precisando que otros países les seguirán en el futuro. 

El ministro mencionó también el reconocimiento estadounidense de la marroquinidad del Sáhara y la apertura de consulados en las provincias del sur, que constituyen "un mensaje" a los países concernidos por su proximidad al conflicto, especialmente los europeos. 

Después de todas estas posturas positivas, Austria acaba de expresar este martes su posición sobre la cuestión del Sáhara marroquí, que ve en el plan de autonomía una base para una solución seria y creíble. 

El titular de Exteriores, que había llamado hace más de un año a que Europa "saliera de su zona de confort" para alcanzar una solución al conflicto artificial en torno al Sáhara marroquí, subrayó el imperativo de encontrar una solución a este conflicto y no contentarse con apoyar un proceso, que puede durar por falta de voluntad de las otras partes. 

Launsky forma parte de una delegación de su país, encabezada por el Canciller Federal Karl Nehammer, que se encuentra de visita en Marruecos. Una visita muy importante que constituye un salto cualitativo en las relaciones entre Marruecos y Austria, indicó Bourita. 

Esta visita, precisó, refleja la visión del Rey Mohammed VI a favor de la diversificación de las asociaciones del Reino dentro de Europa y la apertura a otros países europeos que no están próximos geográficamente. 

Históricas y arraigadas, las relaciones marroquí-austriacas se basan en un enfoque global y un denso diálogo estratégico y sectorial en los ámbitos económico y social, dijo Bourita, citando también, en este contexto, la cooperación entre Marruecos y Austria en los ámbitos cultural y parlamentario. 

Austria apoya el plan de autonomía para el Sahara